Sofia Mastai – Agosto 2018

Categories Charlas de taller

El pasado abril Sofia Mastai inauguró su primer muestra individual, co-curada por Margarita Gargia Faure y Stefy Jaugust.

Te invitamos a conocer a la artista en foco de este mes a través del dialogo que compartieron curadora y artista en una de sus charlas de taller.

En este texto la artista habla entre otras cosas sobre el proceso de creación y desarrollo de la obra, la importancia de la expresión a través de la pintura como herramienta de comunicación.

En la casa de las palabras había una mesa de los colores

Diálogos entrelazados entre Sofía Mastai y Margarita Garcia Faure – Texto de exhibición.
Abrimos un libro y la autora Merleau-Ponty nos dice: “El pintor vive de la fascinación”.
Nos miramos y asentimos.

En estado de fascinación Sofía dice: Lo único certero es el amor a la tela, mientras en un manifiesto de vida planta en el aire incontables lienzos, creando un bosque flotante en un estacionamiento, un espacio de cemento donde los árboles ya no podrán crecer pero los colores sí. Las pinturas suspendidas en el espacio, cobran vida y nos miran mientras nos conducen a enmarañarnos en movimientos superpuestos que espejan el largo cuerpo de Sofía en movimiento.

En la casa de las palabras sigue el libro abierto y André Marchand nos dice:  “En un bosque, he sentido repetidas veces que no era yo quien miraba el bosque. He sentido, ciertos días, que eran los árboles quienes me miraban, quienes me hablaban….Yo estaba ahí, escuchando…Creo que el pintor debe ser atravesado por el universo y no querer traspasarlo él… Espero a estar interiormente sumergido, sepultado. Pinto acaso para surgir”.

MGF: Y si de surgir se trata, te pregunto: ¿Cual es la urgencia que te lleva a plasmar cada minuto de tu vida en infinitas telas?

SM: Hay una necesidad de ir mas rápido que el tiempo perdido. El lenguaje pictórico surge de mi muerte, de no poder poner en palabras mi propia vida. Desde allí aparece una necesidad concreta de hacer algo que pueda tocarse y mirarse, que exista y exceda mi propio cuerpo. A las telas las ataco, las piso, las llevo de viaje, entro y salgo continuamente, plasmo todos mis minutos en superficies que resisten. El hacer me mantiene viva, y esa ocupación del tiempo se puede ver.

MGF: Abrimos otro libro y David Oubiña nos dice: “La promesa del cine fue siempre la posibilidad de capturar el tiempo. Es decir: apresar lo efímero, el instante que huye. Pero a la vez, y ésta es su gran paradoja, sólo puede hacerlo fijándolo, es decir inmovilizándolo.”

Si cada trazo es un instante en el que te afirmas en la vida, si cada cuadro es un trazo más en esta afirmación, da la sensación de que al final de tu vida habrás hecho un millón de obras. ¿Será que presentarás todos tus minutos al mundo y así el movimiento de tu cuerpo?

SM: Sí, y voy a haber vivido un montón, un millón de instantes, las arrugas del paso del tiempo, del permanecer mas allá de mi propio cuerpo, serán todas mis obras. Me interesan las telas, porque en ningun momento estoy yo dentro, son colores, son manchas, gestos donde las protagonistas son ellas. Es un trabajo en equipo, la tela dispone, yo propongo, la tela propone, yo dispongo. Se juntan todas y aparece un bosque donde las raíces se conectan unas a otras para vivir, donde la unión de todos los cuadros conforma un nuevo ser.

MGF: En el destello de la vida, cada estallido dura un segundo y luego desaparece. Este bosque de pinturas sería algo así: ¿un destello que dura tres días para volver luego a ser cada pintura un instante aislado?

SM: Sí, se volverá a formar otro bosque, o será un desierto, un mar. El movimiento constante, hoy es un estacionamiento, mañana será otro lugar. La permanencia de las telas en el tiempo, sería lo único que perdura.

MGF: Vos viajas con sus telas, las trasladas hacía donde sea que estés, siempre pintás. Cambiás de espacios, cambian tus compañías pero vos siempre hablás a través de tus telas. ¿Será que confias más en los colores que en las palabras?

SM: Si, también tiene que ver con no creí en mi propia palabra y muchas veces la de los otros, fui aprendiendo sin darme cuenta que para mí y en mi vida necesito hacer cosas reales, que la palabra es efímera, por eso una tela. La pintura me permite generar un lenguaje matérico, sin sonido, que deja una huella, mas allá de mí, una manera de comunicarme de manera concreta, pero a la vez una comunicación abierta, donde cada quien interpreta lo que quiere.

Hoy no creo en la palabra, si creo en el hacer.